El caso del fraude que sobrevive al tiempo

Estado

Hace unos días atrás, una abuela argentina recibió un mensaje por el intercomunicador del edificio de alguien que se hizo pasar por el socio de su hijo. Le dijo, “abuela, se viene una gran devaluación monetaria y la mejor forma de preservar el valor de los ahorros es cambiarlos a dólares”. La abuela, cansada de ser víctima de una economía de un país que venía sacándole sus ahorros durante décadas y con ellos sus sueños de tener una vejez independiente, quedó dubitativa durante unos segundos. “Su hijo Juan me está esperando en la fila del banco para hacer el cambio cuanto antes”, le insistió el hombre. La anciana, movilizada por las malas sensaciones de un pasado que hubiese preferido olvidar, decidió hacerle caso al desconocido. Para ello fue en busca de su pequeña fortuna que solo ella sabía dónde ocultaba, bajó presurosa las escaleras y se la dio apretadamente envuelta en una bolsa de plástico. Con ojos de incredulidad y esbozando una sonrisa sardónica, el malandrín le dijo “abuela, hago el cambio y en media hora estoy de vuelta con los dólares, quédese tranquila”.

HitchensLa abuela se quedó tranquila pensando que, finalmente, alguien había evitado que pudiese pasar por una situación similar a la que había sufrido hace casi 20 años, oportunidad en la que, bajo un marco de legalidad, había visto a sus ahorros convertirse en una montaña de papel sin valor. Pasada la hora, se dio cuenta que había sido víctima de un nuevo cuento del tío, uno de los cientos que ocurren en el país a diario. La anciana, sintiéndose profundamente avergonzada por lo ocurrido mantuvo el hecho en secreto durante un tiempo hasta que finalmente decidió contárselo a sus hijos.

La sensación de vergüenza de la abuela es completamente lógica ya que se supone que la edad nos enseña muchas cosas, entre ellas, a ser desconfiados, más aún cuando hay dinero en juego. Sin embargo, existe un fraude completamente legalizado donde el que comete el engaño, a diferencia de lo que ocurrió con la pobre abuela, espera a que su víctima se acerque por voluntad propia y donde la misma no siente la menor vergüenza en admitir que confía en la metodología del que comete el timo. Esta forma de fraude o engaño colectivo es tan particular que viene ocurriendo desde hace más de 200 años y ha logrado sortear las barreras legales de los tiempos, evadir la lógica que establece la ciencia y poner en jaque el pensamiento crítico de muchas personas, aún la de aquellas con buena formación académica.

Como ya lo habrán adivinado, me estoy refiriendo a la homeopatía, una forma de “curar” que inventó Samuel Hahnemann en el año 1796, cuyas bases racionales fueron largamente invalidadas por la ciencia. Está claro que hay gente que tiende a creer en hechos o fenómenos aún cuando éstos vayan en contra de la lógica del momento. Como ejemplo, en la edad media era lógico que el ser humano creyera que las descargas eléctricas y truenos eran productos de la voluntad de los dioses, o que la tierra era el centro del universo. Es claro que el grado de avance de la ciencia es lo que mayormente dicta si la explicación a un fenómeno observable es lógica o ilógica, en un determinado momento de la historia.

homeopatiaEn la época en que se inventó la homeopatía, la medicina estaba tan poco avanzada que el pensar que un remedio que contiene una sustancia “curativa” en cantidades infinitesimales (extremadamente diluidas) podía tener efecto en la salud de una persona estaba dentro de la lógica del momento. Hoy está totalmente establecido que para que una sustancia pueda tener un efecto biológico (negativo o positivo) sobre el organismo, tiene que estar presente en cierta cantidad. La ciencia también demostró que la aparente “eficacia” de la homeopatía se basa en el efecto placebo, un fenómeno subjetivo (sicológico) que lleva a que el individuo que recibe la medicación sienta una mejora por el solo hecho de pensar que le va a hacer bien. El efecto placebo está tan bien estudiado y reconocido como fenómeno que la propia industria farmacéutica lo usa como parámetro para establecer la eficacia de un medicamento. Los fármacos para ser aprobados por los organismos reguladores deben poder mostrar eficacia por encima del efecto placebo.

Es importante recalcar que el beneficio del efecto placebo es transitorio y no produce ninguna alteración del curso de la enfermedad o dolencia. Podemos afirmar que el mejor amigo de la homeopatía es el tiempo ya que muchas de las mejoras que experimenta el individuo provienen del curso natural de la enfermedad. Hoy día creer en la efectividad de una medicamento homeopático es tan ridículo e ilógico como creer que el sol gira alrededor de la tierra o que ésta tiene 6.000 años de antigüedad. Si aceptamos que siempre habrá un grupo de gente dispuesta a creer en fenómenos ilógicos, queda por cuestionarnos por qué dentro de ese grupo hay tantos que tienen formación en ciencia (y que creen en la homeopatía).

La homeopatía se mantiene vigente, en gran medida, gracias al pensamiento que dice “si no cura, al menos no hace mal”. Sin embargo, cada vez que alguien visita a un homeópata y compra un “remedio” con ese pensamiento en mente, debería ser consciente de que su actitud no solo permite perpetuar un fraude y mantener un parásito más en la sociedad sino que lo que gasta podría considerarse equivalente a pagar un impuesto a la ignorancia. Por otro lado, hasta que el concepto del efecto placebo se entienda en plenitud y no pase a ser parte del conocimiento común de la gente, el negocio de la homeopatía, al igual que muchos otros que se basan en pseudociencias, continuará floreciendo.

Anuncios

6 comentarios en “El caso del fraude que sobrevive al tiempo

  1. ¿Y quién considera que es un fraude? Usted y los grupos de “escépticos”.
    Además del burdo ad-hominem que te has aventado para perpetuar la representación fraudulenta de que la homeopatía es siempre “nada” tienes la osadía en insultar a los que la usan. Más ridículo es el hecho de que tengas que usar mentiras o calamidades del tipo “contradice la lógica y la ciencia” sin demostrarlo.
    El tuyo es un intento de seudo crítica ya bastante superada. Lo que me da risa es que quieras que el público comprenda el efecto placebo pero al mismo tiempo admitas que no sabe bien cómo actúa y al mismo tiempo mencionas que hay científicos que usan la homeopatía. Es evidente que éstos sí lo sabrán porque incluso han investigado algunos de ellos, e efecto placebo.

    Por otra parte. Explicame, si el efecto placebo no cura cómo explicas que la homeopatía cure casos donde la fe eb un fármaco convencional no ejerció el efecto incluso por varios años de toma continua o por periodos donde al dejarse fe tomar empeoraba la situación, en cambio con la homeopatía la recuperación era de maravilla para la gente. Hasta ahora ni el efecto Hart.. La regresión a la media ni el sesgo explican fehacientemente.

    Me gusta

  2. Si un joven que terminó la secundaria te dijese (y disculpame que te tutee) que cree que el sol gira alrededor de la tierra, tienes dos opciones: o le dices que vaya y vuelva a cursar la secundaria o te ríes pensando que te está tomando el pelo. Esto se debe a que tanto en la primaria como en la secundaria se enseña que esa era una creencia antigua y que se sabe con un 100% de certeza que, en realidad, es la tierra la que gira alrededor del sol. En el caso de la homeopatía, si alguien cree en ella uno no puede hacer lo mismo que en el caso anterior ya que el fenómeno del efecto placebo no es parte del conocimiento que se imparte en forma rutinaria ni en la primaria ni en la secundaria. Por eso, si pones atención eso es lo que se desprende del último párrafo de mi escrito.
    En cuanto a que es un fraude, en realidad lo es ya que no hay ningún estudio clínico serio (es decir, en cientos de sujetos, aleatorio, doble ciego) hecho por personas entrenadas en estudios clínicos (no homeópatas) que demuestre claramente desde el punto de vista estadístico que un remedio homeopático supera al efecto placebo. Además, el día que se compruebe que un remedio homeopático produce un cambio permanente en algunos de los marcadores biológicos de la enfermedad que se trata de curar, entonces habrá que considerarla.
    Decir que una sustancia infinitamente diluida pueda tener un efecto biológico sobre el organismo es una afirmación extraordinaria que no tiene sustento científico. Siendo así, para que alguien pueda considerarla seriamente, dicha afirmación requiere de una confirmación extraordinaria. Dado que nada de eso ha ocurrido hasta el momento, es lícito decir que las bases sobre la que se basa la homeopatía es fraudulenta.
    Por último, nunca dije que los científicos usen la homeopatía. Dije que algunas personas con formación en ciencia creen en ella, cosa que es muy distinta.

    Me gusta

    • A más de un año y no respondes la preguntas concretas. Para colmo, te la pasas citando ejemplos con moralinas dignas de enmarcar, siempre la misma de asociar tierra plana con homeopatía.

      Tu defenición de efecto placebo es que el efecto es transitorio y no causa ninguna alteración. Pero no explicas los casos de curación dodne el efecto no fue transitorio y cuando la gente no cree en los resultados porque casualmente leyó alguna página como la tuya.

      Ahora, añades tu propia opinión de que “no hay ningún estudio clínico serio (es decir, en cientos de sujetos, aleatorio, doble ciego) hecho por personas entrenadas en estudios clínicos (no homeópatas) que demuestre claramente desde el punto de vista estadístico que un remedio homeopático supera al efecto placebo.” Básicamente haces varias mentiras.

      1. Utilizas un lenguaje vago como “cientos”, para definir la seriedad de un estudio. Nunca pones 100, 200 o 300. No lo haces porque sabes que si alguien te pone un estudio con 100 personas, tendrás un As bajo la manga y cambiarás el umbral a 200, si te ponen un estudio con 200 personas lo pasarás a 300 personas, y así sucesivamente. Además, no hay ninguna razón para supone que sólo el aumento de “cientos” de pacientes haga a un estudio “serio”.

      2. Tú mismo repites que los homeóaptas deberían cumplir la carga de la prueba, pero si lo hacen tú ya tienes una respuesta mágica descalificando su trabajo con que “hecho por personas entrenadas en estudios clínicos (no homeópatas) que demuestre claramente desde el punto de vista estadístico que un remedio homeopático supera al efecto placebo”. Eso es un completo sin sentido, los homeópatas que hacen estudios clínicos son personas entrenadas en metodología clínica. Tú sólo intentas descalificar el estudio por condición social.

      3. “Además, el día que se compruebe que un remedio homeopático produce un cambio permanente en algunos de los marcadores biológicos de la enfermedad que se trata de curar, entonces habrá que considerarla.”. Ah, claro ahora resulta que mientras en tu argumento anterior te pones a decidir algo sobre el valor estadístico que tenga sobre el placebo, luego lo cambias a que debe haber un cambio en un marcador biológico y te olvidas del paciente. Vamos, no sólo tienes la osadía de mentir, sino que cambias tus propias condiciones según se ajusten a tus cuentología para vender tu libro.

      4. “Decir que una sustancia infinitamente diluida pueda tener un efecto biológico sobre el organismo es una afirmación extraordinaria que no tiene sustento científico”. Otra vagueda tuya más, cuando me presentes la demostración de lo qué es una afirmación “extraordinaria” me avisas. Y para eso tienes que probar que la homeoaptía contradice todo lo que sabemos de física, química y biología, cosa que ni tú ni tus fans han hecho, y que Randi no hizo.

      5. “Siendo así, para que alguien pueda considerarla seriamente, dicha afirmación requiere de una confirmación extraordinaria.” Nuevamente, cuando tengas la definición precisa y falsable de “extraordinaria” me avisas. Y cuando te des cuenta que no puedes compatibilizar la falsación con una lógica inductiva e infalsable como (prueba extraordinaria) me avisas. Mientras sólo sueltas verborrea barata.

      6. “Dado que nada de eso ha ocurrido hasta el momento, es lícito decir que las bases sobre la que se basa la homeopatía es fraudulenta.”. Al contrario, dado que sólo descalificas y te niegas a poner las bases que sustenten la lógica de las “pruebas extraordinarias”, puedes salirte con la tuya las veces que quieras y ser infalsable.

      7. “Por último, nunca dije que los científicos usen la homeopatía. Dije que algunas personas con formación en ciencia creen en ella, cosa que es muy distinta.”

      Es evidente que si creen en ella no hay razón para que no la usen.

      Me gusta

      • Lamentablemente si crees que la tierra es plana, no hay nada que pueda hacer. Con respecto a que afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias significa que el que reclama un descubrimiento debe poder probarlo en forma concreta, sin ambiguedades. Eso requiere que varios científicos hayan podido replicar los resultados y publicado en revistas de primer nivel. Esa es la forma en que el conocimiento científico gana aceptación. Publicar los resultados de un descrubrimiento revolucionario en una revista de tercer nivel, no tiene sentido ya que el que lo publica desea que llegue al mayor número de profesionales capacitados para entenderlo y repetirlo. Los grandes descubrimiento, con frecuencia, han sido resistidos, sin embargo, con el tiempo han sido aceptados e incorporado al cuerpo del conocimiento científico. La homeopatía no ha podido hacer esto. Publicar en revistas con nivel de impacto cero en ciencia, no tiene el menor valor. Saludos.

        Me gusta

    • Básicamente leí tu libro de “Agentes terapéuticos”, es increíble el grado de charlatanismo y mentiras que sueltas en un solo lugar. Lo admito, aguante la risa cuando leí que sólo dedicas cuatro página a tu “argumento”. Tus mentiras:

      1. “Esta hipótesis, conocida como “la ley de lo similar” o “lo semejante cura a lo semejante”, no pudo ser comprobada, perfeccionada ni reforzada basándose en estudios científicos posteriores”

      Refutado: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20558607

      2. “Según Hahnemann, los remedios homeopáticos pueden ser efectivos en la mayoría de los tratamientos, en diluciones 30C (material de partida diluido 10 –60 veces), de acuerdo al
      método de dilución homeopático. Esta dilución es tal que implica que para consumir una molécula original del remedio, una persona tendría que ingerir un volumen del remedio homeopático equivalente a 10.000 millones de veces el volumen de la Tierra”

      Ya, ya, resulta que te basas en la lectura del libro de Jay Shelton. Toma para que te entretengas:

      http://explicandoalexplicador.blogspot.com/2015/07/la-religion-de-la-ciencia-vii.html

      3. Es irónico que tú mismo reconoces:

      “Cabe mencionar que no todos los homeópatas están a favor de semejantes diluciones. La gran mayoría, especialmente aquellos con formación en la medicina tradicional, se inclinan por diluciones entre 1 : 1000 a 1 : 1.000.000.”

      Lo cual confirma: http://explicandoalexplicador.blogspot.com/2015/08/homeopatia-xviii-que-es-realmente-la.html

      4. De la memoria del agua:

      “Esto está en clara contradicción con el conocimiento de la dinámica de las moléculas de agua, el cual confirma que la memoria de la misma, es decir el orden molecular a corto alcance, oscila en el orden del picosegundo”

      Ya, así que tu referencia es un estudio donde no hacen ningún homeopático. Y que no está en contradicción con el modelo

      https://www.semanticscholar.org/paper/Transduction-of-DNA-information-through-water-and-Montagnier-Giudice/922197992948088aa2600ec3b31b134c0b004135

      http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0167732208001724

      Me gusta

      • Si has leído mi libro con mente abierta, hoy podrás decir que sabes algo de lo que es el desarrollo de medicamentos ya que el tema es sumamente amplio. Si lo único que has hecho es encerrarte en tus creencias, te habrás perdido una buena oportunidad de aprender algo. En ciencia, un artículo afirmando un descubrimiento no es importante. Lo importante es la repercusión que logra tener dicho descubrimiento en la comunidad científica. Publicar resultados y que nadie no pueda repetirlos no tiene valor y muere ahí mismo. Ese es el mecanismo del cual se nutre la ciencia y por la cual ha sido tan exitosa. Saludos.

        Me gusta

Deje respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s