Sobre virus malos y buenos

Estándar

Para obtener más información pueden hacer “clic” en las palabras destacadas en rojo.

Cuando escuchamos hablar de los virus del VIH, viruela, sarampión y gripe, entre otros, se ponen en juego emociones,  las cuales podríamos calificarlas como una mezcla entre respeto y miedo. Existen buenos motivos para que esto sea así ya que, históricamente, estas pequeñas partículas han traído miseria, sufrimiento y muerte a millones de personas. Por suerte, todo ese sufrimiento y angustia no fueron en vano ya que, gracias a ello, gozamos hoy en día de un sistema inmune más fuerte.

hiv-virusEl virus que causa la viruela es responsable de haber diezmado pueblos enteros durante más de 3000 años. Para dar una idea de lo letal de este virus, el mismo  llegó al Nuevo Mundo en el año 1518 llevado por Hernando Cortés y se estima que hacia el año 1600 el 90% de los nativos de las islas del caribe habrían sucumbido por su causa.

Un ejemplo más reciente sobre el efecto devastador de un virus es el que causó la epidemia de la gripe española del año 1918. Esta epidemia se desató en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial y se propagó al resto de Europa cuando los soldados regresaron a sus casas. La enfermedad se extendió luego a otras regiones geográficas tomando carácter pandémico y se estima que causó la muerte de 50-100 millones de personas en un período de 2 años.Dado las tasas de mortalidad increíblemente elevadas asociadas a los períodos de epidemia vírales, es difícil imaginarse cuál hubiese sido la densidad demográfica actual si los virus no hubiesen existido.

Como si el mal causado por estos agentes infecciosos no fuese suficiente, estudios recientes indican que éstos, además de causar infecciones, son responsables de generar el 19% de los cánceres diagnosticados en la actualidad. Entre los más conocidos están el virus del papiloma humano (VPH) y el virus de la hepatitis C (VHC), asociados al cáncer de cuello de útero y de hígado, respectivamente.

Conociendo estos datos, se hace difícil pensar que la percepción negativa que tenemos hacia los virus vaya a cambiar sustancialmente, a menos que la ciencia logre reivindicarlos. ¿Qué sentiría usted si le dijese que recientemente se determinó que el 8% del genoma humano es de origen viral? Cuando leí esa noticia por primera vez debo admitir que me quedé mudo ya que sabía que el homo sapiens usa menos del 2% de su genoma. Simplemente me pareció un disparate saber que usamos menos material genético de nuestro genoma que el que aportaron los virus. Afortunadamente, el material genético viral está totalmente fragmentado, caso contrario usted y yo seríamos enormes fábricas de producir virus.  ¿Es esta noticia lo suficientemente relevante como para que comencemos a sentir una corriente afectiva hacia estas partículas? Muy probablemente, usted, con todo respeto, los pondría a todos en una bolsa y los mandaría a #@%‡ (a Plutón). Está bien, no lo culpo.

Qué sentiría usted en cambio, si le comentase que en un futuro no muy lejano los virus podrían salvar su vida o la de un ser querido? ¿Cambiaría su opinión hacia ellos? Ah…ahora sí que entramos en sintonía, ¿verdad?  Esto es perfectamente entendible ya que para que cambiemos nuestra percepción hacia algo que nos trae tanta miseria, la ciencia debería encontrar la manera de emplearlo de forma tal que nos aporte un beneficio igual o superior al daño que causa. Como es de imaginarse, lograr esto con los virus, no es “moco de pavo”.

¿Qué es un virus?

Antes de continuar con el tema, conviene recordar algo de lo que aprendimos en clases de biología durante la secundaria.  El virus es un trozo de material genético (ADN o ARN) dentro de una cápsula de proteína. En algunos casos, esa cápsula está recubierta de una capa de lípido.

Figura 1.

Figura 1.

Se puede decir que la característica más sorprendente del virus es la simplicidad y el desparpajo con el que logra perpetuar su genoma. Es una partícula que es inerte estando fuera de la célula y se reproduce cuando logra introducir su material genético en el interior de la misma. Una vez que su ADN o RNA ingresó a la célula, usa la maquinaria biológica de su huésped para generar nuevas partículas de virus. En la figura 1 se observan las etapas asociadas al proceso de infección viral, la cuales se componen de adhesión, invasión, replicación (proliferación) y ruptura celular (lisis).

Los virus como agentes terapéuticos

Los primeros intentos del uso de los virus con fines terapéuticos (aparte de la de usarse para fabricar vacunas) fueron para corregir enfermedades de origen hereditario. El concepto consiste en utilizar el virus como “vector” para introducir un gen terapéutico (funcional) a fin de remplazar uno mutado (no funcional) en células de pacientes humanos. Este enfoque curativo, conocido como terapia génica, se conceptualizó a principio de los 70 e intentó aplicarse en la década de los 90. Hasta el día de la fecha, se puede decir que este tipo de terapia no alcanzó a cubrir las expectativas generadas por predicciones grandilocuentes efectuadas en sus inicios.

Figura 2.

Figura 2.

La idea de que los virus puedan usarse en oncología surgió hace más de 100 años cuando se observó que la leucemia mieloide de una paciente había logrado remitir parcialmente, luego de haber contraído gripe. Posteriormente se comprobó que, en efecto, algunos virus tienen la capacidad de reproducirse en células cancerosas y destruirlas. A estos virus se los conocen como virus oncolíticos (VO) y al método de cura que los implementa, como viroterapia oncolítica. Dado que en muchos de los procesos de reproducción viral y ruptura celular se liberan proteínas (citocinas) que activan el sistema inmune, a esta terapia también se la conoce como inmunoterapia oncolítica.

Aunque hay virus salvajes con caracteres oncolíticos, los tratamientos que están corrientemente en etapas clínicas usan especies manipuladas genéticamente. Estos entes se diseñan de forma que puedan entrar y reproducirse en células tumorales y no en células normales (ver figura 2).  Por ejemplo, el TVEC (la versión alterada del virus que causa el herpes labial y genital) es el primer VO que superó con éxito la fase 3 de estudios clínicos para el tratamiento de melanomas que se han dispersado a otros tejidos.  Este virus genéticamente manipulado, tiene la capacidad de romper las células malignas que infecta, estimular al sistema inmune y eliminar a todas las células tumorales que se hayan esparcido por el cuerpo.

Al día de la fecha  se están llevando a cabo estudios clínicos con una veintena de VO para tratar tumores sólidos en etapas avanzadas. Si todo va bien, se espera que en poco tiempo muchos de los tratamientos oncológicos basados en VO pasen a formar parte del arsenal estándar en la lucha contra el cáncer.

Anuncios

6 comentarios en “Sobre virus malos y buenos

  1. Alicia, me alegro te haya gustado el escrito. Pese a que es un área nueva de la oncología es impresionante la cantidad de artículos que se han escrito y se están escribiendo. Ojalá los nuevos tratamientos traigan esperanza de cura a los que sufren de cáncer.

    Me gusta

  2. Eduardo:
    El artículo me resultó interesante y trae esperanza en cuanto a la posibilidad de nuevos tratamientos contra el cáncer. Me gustaría saber qué es lo que permite que los virus diferencien a las células cancerosas de las sanas.
    Magda

    Me gusta

  3. Magda, algunos virus oncolíticos se manipulan de forma tal que puedan reproducirse en células que tengan inactivado el p53. El p53 es un gen supresor de tumor que está inactivado en la mayoría de las células malignas. De esa forma el virus se replica en células tumorales y no en las normales. Supongo que este tipo de terapia no se podría aplicar en un paciente con el síndrome de Li-Fraumeni ya que estas personas tienen el p53 mutado en cada célula de su cuerpo.

    Me gusta

Deje respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s