Las Dos Caras de la Capsaicina

Estándar

Para obtener más información pueden hacer “clic” en las palabras destacadas en azul.

En el cuarto capítulo de mi primer libro,  hice referencia a la capsaicina, la sustancia química que le confiere el sabor picante al pimiento,  como ejemplo de que no todos los productos naturales son buenos para la salud. La capsaicina es un metabolito que producen algunas plantas pertenecientes al género Capsicum para protegerse, probablemente, del ataque de hongos y de ser consumidos por animales herbívoros. Este producto natural, además de ser tóxico en altas dosis, en baja concentraciones y administrado en forma correcta, posee propiedades farmacológicas llamativas. Por ese motivo, y otros que mencionaré en este escrito, cuando se analiza la capsaicina desde el punto de vista de la salud, se dice que representa un arma de doble filo.

La capsaicina como medicamento

La capsaicina es el producto natural picante más conocido, sin embargo, no es el más fuerte que se conoce dado que la toxina resiniferatoxina,  aislada de la euforbia resinífera , es 1000 veces más potente. Los capsaicina y la resiniferatoxina, tienen la propiedad de unirse a los receptores vaniloides (TRPV1) presentes en la membrana de las neuronas de las terminales nerviosas de la piel. Cuando estas sustancias se unen a dichos receptores, generan una sensación de ardor que luego cede produciendo el efecto de “desensitización” (pérdida de sensación). Precisamente, el efecto de “desensitización” que posee la capsaicina es la que le confiere propiedades analgésicas.

QutenzaTM fue la primera medicación en base a capsaicina que se aprobó en Europa (EMA) y los Estados Unidos (FDA). Este producto farmacéutico, un parche para aplicar sobre la piel que contiene 8% de capsaicina, se autorizó en el año 2009 para el tratamiento de la neuralgia pos-herpética neuropatías asociadas al virus del Sida (VIH). El mismo año, la FDA (Food and Drug Administration) aprobó Sinus-MTM, un aerosol de venta libre que contiene muy bajas concentraciones de capsaicina, para el tratamiento de congestión nasal.

Tanto QutenzaTM como Sinus-MTM se aprobaron en base a estudios clínicos, bien controlados, efectuados en varios cientos de sujetos. Los datos recogidos en el estudio permitieron determinar con exactitud el alcance terapéutico de la medicación, como así también su relación beneficio/riesgo.

La capsaicina en suplementos para adelgazar

La obesidad es una de las condiciones médicas propias del siglo 21 a tal punto que se la considera endémica en muchos países. Se estima que el 52% de los europeos tienen sobrepeso y que existen 1.700 millones de obesos en el mundo. Dado que la obesidad trae aparejado una disminución de las expectativas de vida o un empeoramiento de la salud, el desarrollo de terapias que ayuden a bajar de peso se convirtió en una de las prioridades de la industria farmacéutica y la de suplementos. Como ya se mencionó en el libro cuando se trató el caso del HoodiThinTM, los productos para adelgazar están entre los preferidos de la industria de los nutracéuticos. La capsaicina es uno más de los tantos productos naturales que se dice ayuda a perder peso.

El pimiento fantasma puede ser hasta 7 veces más picante que el habanero, asi ¡cuidado con las apuestas!

Las empresas que promocionan los suplementos con capsaicina afirman que este producto natural no solo ayuda a perder peso sino que, una vez alcanzado el valor deseado, contribuye a mantenerlo.  Considerando esta última afirmación y dado que lo ideal para quien pierde peso es mantenerlo, los suplementos en base a este producto natural tienen el potencial de convertirse en un artículo de consumo rutinario.

Los productos para adelgazar basados en capsaicina se suelen promocionar mencionando los resultados de eficacia derivados de un estudio clínico que se llevó a cabo en la Universidad de Oklahoma y del que participaron 20 sujetos. A la mitad de ellos se les dio el suplemento nutricional y a la otra mitad un placebo (una pastilla sin capsaicina). A ambos grupos se los sometió a cierta rutina de ejercicio, se los dejó descansar y luego se les midió el consumo calórico. De acuerdo a la información provista en internet, el grupo que tomó el suplemento quemó entre 3-6% más calorías que el grupo placebo. (1) Para los científicos que llevaron a cabo el experimento, este exceso de calorías que se quemó (equivalente a las que se consumen al caminar 20 minutos) es lo suficientemente significativa como para validar la efectividad del suplemento nutricional. No es broma, la eficacia se estableció en base a un estudio con 20 sujetos. (2)

En otro estudio aleatorio de doble ciego, con grupo placebo, efectuado en 40 personas obesas tratadas con pequeñas cantidades de capsacinoides* (6 mg/día) durante 12 semanas, no se observó una diferencia significativa en la adiposidad total entre el grupo tratado y el grupo placebo, pero sí se observó una disminución de la adiposidad en la zona abdominal en el grupo tratado.

Si las evidencias científicas que sustentan a la capsaicina como ingrediente en las píldoras para adelgazar son, por ponerlo en forma benévola, débiles, ¿qué podemos decir de este producto natural como agente para conservar el peso? La respuesta, es: poco y nada. Los datos recogidos de un estudio clínico aleatorio de doble ciego, con grupo placebo, efectuado en 91 sujetos moderadamente obesos que habían perdido peso, mostraron que la capsaicina no otorga ninguna ventaja.

Otros efectos beneficiosos de la capsaicina

Otro de los efectos que se le atribuye a la capsaicina es el de bajar el colesterol y los triglicéridos. Esta aserción se basa en estudios efectuados en conejos a los cuales se les suministró capsaicina por vía oral y se los alimentó con una dieta rica en colesterol durante cinco semanas. Los resultados indicaron que el grupo que recibió la capsaicina mostró menores niveles de colesterol total y triglicéridos en plasma que el grupo control (el grupo que no recibió capsaicina). Datos de estudios más recientes efectuados en hámsteres alimentados con pimientos picantes durante seis semanas también reforzaron la noción de que los capsaicinoides podrían traer aparejado beneficios a nivel cardiovascular.

Podemos decir que los beneficios de la capsaicina a nivel cardiovascular tienen sustento científico, al menos, en animales. Sin embargo, nosotros estamos interesados en datos recogidos de estudios clínicos ya que de última, no queremos suplementos que mejoren el estado de salud de conejos y ratas, sino de los humanos. Aquí nuevamente nos vemos enfrentados al dilema de tener que confiar en el análisis de datos provenientes de estudios efectuados en un número pequeño de sujetos. Por ejemplo, en un estudio realizado en Australia llevado a cabo con 36 voluntarios sanos indicó que el consumo de pimientos picantes durante cuatro semanas no produjo ninguna alteración de los parámetros metabólicos como son los niveles en plasma de lípidos, insulina, etc.

Riesgos asociados a la capsaicina

Dado que un suplemento alimenticio como el CAPSIMAXTM contiene cantidades considerables de capsaicina (más de 150 mg por cápsula), para poder evaluar su potencial terapéutico se hace importante contar con datos de toxicidad del ingrediente activo. En el caso de la capsaicina, ya que se la ha estudiado durante muchos años, existe en la literatura una gran cantidad de información relacionada a su toxicidad. Sin entrar en detalles, se puede decir que los estudios en animales muestran evidencias de que la misma puede actuar como un carcinógeno o como un agente anticancerígeno.

Sin embargo, los datos más preocupantes con respecto a este producto natural provienen de estudios efectuados en humanos. Entre los años 1989-90 se llevó a cabo en Méjico un estudio observacional para evaluar la relación entre el consumo de pimientos picantes y el riesgo de contraer cáncer de estómago. El estudio arrojó datos que no pueden ignorarse: los consumidores moderados de pimientos picantes (equivalente al consumo de 90 a 250 mg de capsaicina por día) tienen 5,5 veces más chances de desarrollar cáncer de estómago que los no consumidores. Este hallazgo se vio reforzado por el análisis de datos de otro estudio observacional llevado a cabo en el mismo país algunos años más tarde.

Analizando los datos presentados hasta el momento, resulta evidente que la puesta en el mercado de un suplemento en base a capsaicina no debería ser para nada simple, más aún si es para prevenir o curar una enfermedad que no es mortal. Si bien es cierto que la obesidad trae aparejado un aumento de la mortalidad, ¿cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a consumir un producto, sea farmacéutico o nutricional, que eleve el riesgo de cáncer de estómago en un 500%? Por otro lado,  ¿cuál debería ser la eficacia de dicho producto como para que la relación beneficio/riesgo asociado a su consumo sea favorable?

En los estudios observacionales el cálculo de la cantidad de capsaicina ingerida se hizo en base al número de pimientos picantes consumido y a la cantidad de capsaicina presente en el fruto. Luego, se hizo una correlación directa entre el efecto de la dieta (aumento del riesgo cáncer de estómago) y la cantidad teórica de capsaicina consumida. Sabiendo que el fruto contiene varios capsacinoides, ¿es justo hacer esta simple correlación? Si tenemos en cuenta que la capsaicina constituye casi el 70% de los capsaicinoides que contiene el fruto, y que el elemento estructural que puede conferirle toxicidad a las moléculas es común en todos, hacer esta asunción es bastante lógica. Esto se sustenta en datos de estudios in vitro (en tubos de ensayos) donde se demostró que las enzimas del hígado son capaces de transformar a la capsaicina en productos metabólicos con carácter carcinógenicos. También es justo destacar que existe la posibilidad de que la capsaicina en si misma sea de baja toxicidad dado que, con la comida, también se consumen otros productos naturales y condimentos que podrían magnificar el efecto dañino de la misma, obteniéndose así una falsa estimación de la toxicidad.

Lo preocupante del tema es que los suplementos, al ser de venta libre, escapan a los mecanismos de control necesarios para poder evaluar el impacto que tienen estos productos sobre la salud de la población. En este caso estamos frente a un producto cuyo ingrediente activo es potencialmente tóxico y su eficacia, cuestionable. Me pregunto, ¿sobre quién caería la responsabilidad en caso que algún suplemento con estas características cause un daño importante en la población, como el que dio origen a la “nefropatía endémica balcánica” en los años 70?


  • Además de la capsaicina, los pimientos producen otros seis productos naturales, estructuralmente relacionados, conocidos como capsaicinoides.

(1) Desafortunadamente no pude encontrar el artículo original como para poder analizar su contenido.

(2) Hay que tener en cuenta que los análisis estadísticos que surgen de los estudios clínicos son más confiables cuanto mayor sea el número de sujetos involucrados en el estudio. Por ese motivo los datos de fase clínica 3, se basan en estudios efectuados en miles de pacientes. De esa forma se puede tener una idea más precisa de la eficacia y la toxicidad de los medicamentos.

 

Anuncios

16 comentarios en “Las Dos Caras de la Capsaicina

  1. Hola Eduardo, interesante ying-yang sobre la capsaicina. ¡nada menos que un neurotóxico para adelgazar! ¿y esa característica vendrá en las etiquetas de los suplementos alimenticios que se venden tan alegremente y se compran sin ninguna reserva?

    Me gusta

    • Hola Vita, así es, da la impresión que en el caso de la capsaicina se cumplen los viejos conceptos del ying-yang. Por suerte la capsaicina no produce efectos neurológicos que se conozcan. Si los hubiese como es el caso de su posible efecto carcinogénico, creo que los entes reguladores deberían obligar a los que promocionan los suplementos a dar conocer los resultados del estudio a manera de advertencia. Por ejemplo, aquí en California, cada vez que voy a un Starbucks y le pongo azúcar al café leo, una y otra vez, un cartel que dice que los productos que se usan para procesar el café tienen productos que, de acuerdo a la FDA, son carcinógenos. Está en mi seguir tomando café o decirle no a su consumo. Al menos me informan y al riesgo lo tomo en forma consciente.

      Me gusta

  2. Hola Eduardo, aún no he leído tu libro pero me interesa la información relacionada con los suplementos, saber si sirven o si son perjudiciales para la salud. Se puede encontrar información en inglés pero hay relativamente poca en español por eso sería interesante que discutas en tu blog sobre otros suplementos o nutracéuticos de uso más frecuente.

    Me gusta

    • Magda, es verdad hay muy poca información en español comparada con la que se puede encontrar en inglés. Eso es realmente preocupante ya que implica que los de habla hispana que no saben inglés tienen menos posibilidades de tomar una decisión informada. No soy experto en el área de suplementos ni mucho menos, sino que leo y me intereso cuando veo que se promueve un producto que potencialmente puede ser perjudicial para la salud, como es el caso de la capsaicina y del HoodiThin. En cierta forma puedo aceptar más el efecto placebo de un suplemento que el de su posible efecto perjudicial a largo plazo.

      Me gusta

  3. Mi corazón ha bailado casi siempe,desde que tenía 18 años, como el síndrome de corazòn alegre por el alcohol creo. Pero yo sin tomar alcohol.. Mi corazón no tolera la capsaicina…no puedo comer ningún alimento que contenga picante porque me dan las arritmias que a veces tengo que ir al hospital.

    Me gusta

    • Marty, gracias por participar. Es verdad, resulta confuso el hecho que un compuesto pueda actuar como anticancerígeno y un carcinógeno a la vez. Hay que tener en cuenta que los datos que sugieren que la capsaicina podría tener propiedades anticancerígenas se fundamentan en estudios hechos en cultivos celulares (no en animales). Contrariamente, los estudios observaciones que indican una posible correlación entre el consumo de capsaicina y el aumento en la incidencia de cáncer de estómago están hechos en humanos. Hay muchos compuestos (quizás la gran mayoría) con actividad en cultivos celulares luego resultan ser inactivos cuando se los estudia en animales. En este caso, los datos obtenidos en humanos son infinitamente más importantes que los obtenidos en estudios en células (in vitro). Aunque los estudios observaciones podrían arrojar datos que no son totalmente precisos (por estar mal diseñados) un aumento del 500% en la incidencia de cáncer de estómago no es para desestimar.

      Me gusta

  4. Tengo 59 años y toda mi vida eh comido chiles habaneros propios de la region donde vivo,la península de Yucatán y como de cinco a siete por comida y la verdad,no estoy enfermo de nada,es más llego un cirujano gastroenterologo de la Ciudad de México a vivir aquí en Chetumal q,Roo y traía una gastritis que no le daba vida y le dije come Chile habanero jajajaja,me dijo estas loco me va a matar y se los empece a llevar a la hora de comer,no podía creer que en una semana ya no tenía el problema de la gastritis ni las molestias de prostata que le estaban empezando……no sé en qué vean este estudio pero la verdad…yo ya no tengo ni receptores para la capsaicina

    Me gusta

    • Juan, a mí también me pasó lo mismo. Con el tiempo le fui encontrando el gusto al chile. Hay que tener en cuenta que el hecho de que la boca se acostumbre a la capsaicina no implica que su efecto perjudicial en el organismo vaya a disminuir. Lo mismo sucede con el alcohol. El que toma mucho alcohol va desarrollando resistencia a su efecto a nivel del cerebro, sin embargo, el efecto dañino en el hígado sigue estando. El estudio no dice que si comes muchos habaneros vas a desarrollar necesariamente un cáncer de estómago. Lo que dice es que te aumenta el riesgo con el alto consumo. Por ejemplo, si tienes el 0,5 % de probabilidades de desarrollar cáncer de estómago con una dieta sin habaneros, si comes muchos habaneros en cada comida, tu riesgo puede aumentar hasta el 2,5%. Como ves, un riesgo del 2,5% de desarrollar cáncer de estómago en toda la vida no parece mucho. Sin embargo, alguien quién por cuestiones genéticas tiene el 5% de desarrollarlo (sin habaneros), con habaneros esa cifra trepa al 25%. Eso ya pinta diferente, verdad? Desafortunadamente, la mayoría de nosotros no sabemos en qué grupo estamos.

      Me gusta

  5. Hola Eduardo, veras tengo el síndrome de boca ardiente, ( Enfermedad rara ) te quema la boca, los labios, la lengua los carrillos, encías etc… hay un medicamento llamado XEROS TM que dado lo mal que lo estoy pasando, su principal componente es la capsaicina y acido hialúronico, es para poner unas gotas en la boca, como estoy tan desesperada, como muchas que como yo lo sufren, quiero comprarlo, quería preguntarte, si te parece algo lógico, (Es caro) pero dadas las circunstancias y lo mal que lo estoy pasando ¿¿Podría irme bien?? te lo pregunto por que veo que estas muy informado sobre el tema.
    Gracias. Aureli

    Me gusta

    • No soy médico así que no puedo recomendarte nada. Es verdad, se la recomienda para esa afección, aunque me parece extraño ya que la boca tiene los receptores de esa sustancia. Me da la impresión que puede dolerte aún más o bien reemplazar un tipo de dolor por otro. También existe la posibilidad de que una vez que se haya ido el ardor por efecto de la capsaicina, la boca quede adormecida (que es lo que deseas). Si fuese tu lo probaría, pero con mucho cuidado. Suerte.

      Me gusta

  6. Pues muchas gracias, ahora mismo me tomaría la caca de mi perra si me dijeran que me aliviaría esta quemazón, si que alguna vez me he puesto un poco de guindilla que hasta se me saltan las lágrimas pero luego me da un respiro, ya lo he comprado y te comento .Gracias de nuevo. Auri

    Me gusta

Deje respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s